Blog

¿Qué es la inteligencia artificial?

Por Ignacia Córdova

¿Qué es la inteligencia artificial?

Cuando pensamos en la palabra “inteligente” generalmente nos imaginamos a una persona que sabe resolver problemas matemáticos rápidamente o que tiene mucho conocimiento sobre un área en específico, como historia, biología, química o física. La inteligencia, en realidad, se define como la capacidad de resolver problemas pensando de forma abstracta, comprender ideas complejas y aprender con rapidez a través de la experiencia. 

Desde hace un tiempo, la palabra inteligencia no sólo se aplica a personas, sino que también a artefactos manufacturados por el ser humano, como softwares, máquinas o robots. A esto se le llama inteligencia artificial. 

¿Qué es lo que la hace artificial?

Si buscas este término en internet, probablemente leas diversas definiciones. Algunas se refieren a sistemas o máquinas que imitan la inteligencia humana con el fin de completar tareas que puede realizar un ser humano. Si pudiéramos ilustrar esto, sería como una aspiradora robot o un auto capaz de estacionarse sin ayuda. 

Otras plantean que para que un algoritmo se considere como inteligencia artificial no basta con solo realizar las tareas que haría el humano, si no que también debe mejorar iterativamente en ellas. En consecuencia, la inteligencia artificial se podría definir como la habilidad de un artefacto de obtener las mismas capacidades que tienen los seres humanos, como el razonamiento y el aprendizaje. En lugar de automatizar tareas manuales, esta definición plantea que la inteligencia artificial realiza tareas computarizadas frecuentes de alto volumen aprendiendo de sus propios fallos.

Tipos de IA

Si bien las definiciones son diversas podemos dividir los tipos de IA en dos categorías. La que utiliza software: en asistentes virtuales, análisis de imágenes, motores de búsqueda, sistemas de reconocimiento de voz y rostro; y la inteligencia artificial integrada que utiliza robots, drones o vehículos autónomos para realizar tareas. 

Quizás aún no te hayas dado cuenta pero podemos observar este fenómeno en varias situaciones que vivimos a diario. Por ejemplo, ¿Sabías qué con la ayuda del deep fake, una técnica que permite reconstruir rostros a partir de fotografías y editar vídeos falsos de personas, algunos actores han sido sustituidos en comerciales publicitarios donde solo tuvieron que ceder sus derechos de imagen sin tener que actuar realmente? O que cada vez que tenemos que probarle a una página que “no somos un robot” identificando letreros, bicicletas o semáforos, estamos entrenando futuras inteligencias artificiales para que sepan reconocerlos. De hecho, en el campo de la medicina, algunas inteligencias artificiales pueden reconocer células cancerígenas, u otras enfermedades como alzheimer, en imágenes de resonancia magnética, muchas veces con mayor precisión que doctores capacitados. 

Ninguno de estos gatos realmente existe, todos fueron creados por medio de inteligencia artificial. Puedes probarla en: thiscatdoesnotexist.com 

Inteligencia Artificial en la industria

Lo que acabas de leer es solo la punta del iceberg de la inteligencia artificial. Bajo los ejemplos más futuristas y asombrosos, se esconde el potencial real de esta herramienta, donde encontramos modelos de optimización, machine learning, deep learning, data mining, big data, redes bayesianas, entre muchas otras aplicaciones.

Por el área del retail esta herramienta puede proporcionar recomendaciones personalizadas y analizar opciones de compra para el consumidor. En manufactura, es posible analizar datos para pronosticar la demanda que se puede tener en el futuro. En las instituciones financieras, se pueden emplear técnicas de inteligencia artificial para identificar transacciones fraudulentas, evaluar créditos de forma rápida y precisa, así como también automatizar tareas de gestión de grandes cantidades de datos. Así, existe un sin número de ejemplos y aplicaciones posibles que hacen que los procesos productivos se simplifiquen y que las empresas puedan cumplir sus objetivos más fácilmente. ¿Te gustaría aplicar inteligencia artificial en tu empresa? Conversemos.