scrum

¿Qué es Scrum y cómo implementarlo?

Por Ignacia Córdova

¿Qué es “Scrum”?

¿Sabías que el término “Scrum” surgió siendo una metáfora para el trabajo en equipo? Este término nació desde el Rugby, donde un “scrum” es una formación que tiene como objetivo recuperar la pelota y ponerla en juego nuevamente, después de que ocurra una falta menor. Se utilizó por primera vez como lo conocemos hoy en día en 1986, por Harvard Business Review para describir los procesos ágiles. Esta revisión trataba de los novedosos procesos que se usaron para desarrollar productos, como cámaras de fotos, fotocopiadoras y ordenadores en Japón y Estados Unidos. Estos productos tenían la particularidad de que debían salir al mercado en un tiempo mucho más acotado que las versiones anteriores. Por lo que, en Harvard, notaron que la similitud en sus procesos de desarrollo eran los patrones de ejecución de los proyectos. 

De esta forma, el Scrum es el proceso de trabajar colaborativamente entre equipos y obtener los mejores resultados posibles a través de la experiencia, la organización y la reflexión. Para lograr esto, se realizan entregas parciales y regulares. Está diseñado para entornos complejos, en los cuales su principal característica es que es necesario obtener resultados de manera rápida, y que los requisitos para estos cambian constantemente. También, podemos encontrar esta tecnología en entornos donde las entregas se demoran más de lo requerido o el cliente no está recibiendo lo que necesita. En resumen, esta metodología nos enseña cómo hay que coordinar a los equipos para que sean potencialmente competitivos. 

¿Por qué elegir Scrum?

Los beneficios que puedes obtener al adoptar esta metodología son los siguientes:

  • Realizar entregas más seguidas: Con esta metodología puedes realizar entregas de resultados mensuales o quincenales donde puedes manejar las expectativas del cliente, obtener time to market, gestionar los retornos de inversión o mitigar sistemáticamente los riesgos. 
  • Tus equipos mejoran su productividad y calidad: Al tener que realizar entregas seguidas puedes aumentar la productividad y corregir los errores lo antes posible. 
  • Alinear las expectativas del cliente con las del equipo de desarrollo: Con esta metodología aumentas la comunicación entre tu equipo y el cliente

Si bien, conquistar la curva de aprendizaje y lograr un cambio cultural para que el equipo trabaje colaborativamente pueden tomar su tiempo, los beneficios a largo plazo superan sus desventajas.

¿Cómo se trabaja de forma ágil?

La metodología consiste en ejecutar ciclos de trabajo cortos o sprints de duración fija, generalmente de 2 semanas o 1 mes. Cada uno de los ciclos debe llevar a un resultado o una mejora del producto. Primero, se realiza la planificación del sprint, donde se seleccionan los requisitos que el cliente presenta al equipo y se planifican también las siguientes iteraciones basados en ellos. Luego, se ejecuta el sprint, es decir, se desarrollan las actividades necesarias para completar el avance esperado del trabajo. Durante la ejecución, el equipo se reúne periódicamente para mejorar la coordinación y validar que se estén cumpliendo los objetivos del sprint. Por último, se realiza la etapa de inspección y adaptación, donde el cliente revisa si se completaron los requisitos del sprint y se realiza una reunión de retrospectiva en la cual el equipo analiza su forma de trabajar y visibilizan problemas que surgieron. 

Para desarrollar la metodología descrita, se requiere de diversos perfiles que se hacen cargo de liderar los hitos de cada sprint:

  • Product Owner: Es quien debe velar por maximizar el valor del producto al representar al cliente durante el proyecto. Entienden las necesidades y motivaciones del cliente. 
  • Scrum Master: Es quien debe aplicar la  metodología Scrum y ayudar a su equipo a implementarla. Debe velar por la efectividad del Scrum, asegurándose que se cumplan las reuniones y las entregas de resultados. 
Partes de un Scrum. Fuente: Ilustración propia. 

Finalmente, existen herramientas (o artefactos) ideados para complementar el trabajo ágil, y que acompañan toda la ejecución del proyecto. En primer lugar está el Backlog del Producto. Esta es una lista dinámica de funciones, requisitos, mejoras y correcciones que debe ejecutar el equipo para cumplir todos los objetivos del proyecto. Esta lista la maneja y la prioriza el Product Owner. Por otro lado, podemos encontrar el Backlog de Sprint. Esta también es una lista, pero solo contiene las funciones y requisitos asociados al ciclo o sprint actual. Esta lista se actualiza cada inicio del ciclo. Por último, podemos identificar el incremento. Este término se refiere al producto incremental que se entrega al finalizar un sprint. 

¿Necesito Scrum en mi empresa?

Entonces, ¿Cuándo es conveniente aplicar esta metodología? Este método se aplica en todo tipo de proyectos, donde es necesaria la obtención de resultados a corto plazo y donde nos encontramos en situaciones de incertidumbre en cuanto a las tareas y entregas que debemos realizar. Cuando existe claridad respecto a la dirección en que se quiere avanzar en un determinado proyecto, pero no es fácil identificar el camino y las etapas, entonces es conveniente que utilices Scrum como solución, o cualquier otra metodología de trabajo ágil. ¿Quieres saber más sobre este tipo de metodologías y cómo implementarlas? Conversemos.